CURIOSIDADES BÉLICAS #32: Normandía 1944. Un paso más en el largo camino hacia la victoria.

¿Ha sentido alguna vez ese nudo en el estómago cuando está a punto de hacer algo que cambiará su vida para siempre? ¿Ha sentido alguna vez náuseas al surcar el mar o, tal vez, un río de aguas revueltas? Le aseguro que lo que está a punto de leer sobre Normandía y el Día-D le removerá las entrañas y, por qué no decirlo, la conciencia, pues lo que va a experimentar puede ser algo similar a lo que muchos hombres vivieron varias décadas atrás.

Hablo de un lejano 6 de Junio de 1944, cuando millares de soldados norteamericanos, a bordo de ruidosos lanchones de desembarco, se aproximaban hacia las playas de Normandía. Pero no nos olvidemos de los alemanes que defendían aquel sector de la costa francesa, ya que ellos también padecieron un huracán de fuego que arrasó de extremo a extremo el litoral normando.

Al despuntar el alba, a modo de preludio de lo que llegaría a ser una jornada sangrienta, cientos de embarcaciones de todo tipo lidiaban con el bravo oleaje que sacudía el Canal de la Mancha. La climatología, desde comienzos de mes, parecía cebarse con uno de los escenarios más emblemáticos de la Segunda Guerra Mundial.

Hombres y lanchas de desembarco alcanzan las playas de Normandía.

Continuar leyendo “CURIOSIDADES BÉLICAS #32: Normandía 1944. Un paso más en el largo camino hacia la victoria.”

CURIOSIDADES BÉLICAS #29: Hombres y armas. Un día de lucha más allá del Rin.

Marzo de 1945. La Segunda Guerra Mundial toca a su fin. No muy lejos de la frontera con Alemania, en un campamento americano emplazado a pocos kilómetros del Rin, los motores de varios carros de combate rugen con estrépito. Monstruos de acero cuya robusta piel de tono verdoso brilla tenue a causa del rocío de la mañana. Son un puñado de tanques Sherman que se preparan para atravesar el caudaloso río germano. Frente a ellos, un espigado soldado imberbe, novato, sostiene en sus manos un subfusil M3 recién estrenado; el uso que le ha dado durante el periodo de instrucción básico apenas le ha pasado factura, pues presenta un estado impecable. A duras penas puede disimular una mirada, curiosa y repleta de fascinación, que recorre de arriba abajo uno de aquellos tanques. Jamás ha entrado en combate. Ni mucho menos ha tenido el privilegio de ver en acción a los populares Sherman.
..
Recostado sobre la torreta de uno de los Sherman, un desgarbado artillero que ostenta el rango de cabo, curtido por largos años de penalidades en la contienda, calibra con ojo experto el arma que porta su camarada. Al tiempo que hace bailar un palillo entre sus labios, un pequeño trozo de madera que salta con agilidad de una comisura a otra, sopesa en su interior todo cuanto ha escuchado acerca del M3 que porta el joven soldado. Sí, no cabe duda, es el arma del que tanto ha oído hablar.

Blindados Sherman.
Los ojos del menudo cabo relampaguean con picardía. Un simple gesto de su cabeza sirve de invitación para que el bisoño soldado se aproxime hacia la bestia de acero que no para de ronronear. Sin pensárselo dos veces, el tripulante de aquel Sherman le ofrece un pitillo; quiere ganarse su confianza.
El recluta lo rechaza, no fuma. No hay tiempo para andarse con rodeos, la hora del avance hacia el Rin se aproxima. Voces apremiantes que emergen de la escotilla así lo confirman.

Continuar leyendo “CURIOSIDADES BÉLICAS #29: Hombres y armas. Un día de lucha más allá del Rin.”

CURIOSIDADES BÉLICAS #28: Halbe. Infierno en un bosque olvidado.

Recuerdo aquel día de Abril de 2017. Llovía mucho. Demasiado. El lugar al que acababa de llegar, un cementerio junto a una modesta villa, desprendía quietud. Excesiva. Podría definirla como fantasmal. Todavía en el interior de mi coche, ya con el motor parado, la lluvia repiqueteaba con fuerza sobre la estructura del vehículo. Una fina hilera de vapor se deslizaba desde las entrañas del mismo hacia el exterior. Así lo atestiguaba una nubecilla blanquecina que pronto se difuminó a causa de las gotas de agua, fría, como aquella jornada. Abrí la puerta y, con decisión, decidí apearme. No había vuelta atrás. Estaba en Halbe, Alemania. Nada a esas alturas iba a detenerme. Hasta allí había llegado con una sola idea en mente: impregnarme de lo que en aquel lugar había sucedido durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial.

Placa conmemorativa a los soldados alemanes caídos durante la Primera Guerra Mundial (fotografía del autor).
Mis primeros pasos, dubitativos en primer término, me condujeron hacia un modesto monumento erigido junto al perímetro exterior del cementerio. Una placa metálica, de sobrio diseño, destacaba sobre unas rocas que conformaban una suerte de monolito cuyo silencioso mensaje apenas es percibido por los paseantes. Grabados en su superficie figuraban nombres de los soldados nacidos en Halbe que cayeron en combate durante la Gran Guerra. Húmeda de arriba abajo, aquel homenaje de piedra y metal parecía exudar lágrimas repletas de dolor y nostalgia.

Continuar leyendo “CURIOSIDADES BÉLICAS #28: Halbe. Infierno en un bosque olvidado.”