CURIOSIDADES BÉLICAS #8: Jasper Maskelyne. Magia al servicio de su Majestad.

Imagínese que, por azares del destino, termina delante de una mesa de reclutamiento del Ejército Británico poco después de estallar la Segunda Guerra Mundial. Si en primera instancia tratamos de trazar un perfil de soldado, seguro que al lector se le pasa por la mente la figura de un joven entusiasta con ganas de acción y aventuras, tal vez con cierto patriotismo corriendo por sus venas, e incluso con un sentido del deber bien arraigado en sus entrañas.
..
Pues bien, en el caso que nos atañe, más bien sucedió todo lo contrario. En esta entrega de “Curiosidades bélicas” relataré las peculiares hazañas de Jasper Maskelyne, nacido en Londres en 1903. Por tanto, a la hora de visualizar a este soldado, nos tenemos que meter en la piel de alguien que rozaba los cuarenta años. Menuda sorpresa, ¿no es así? Pues aún no hemos empezado con su periplo bélico...
Dicen que el ingenio se lleva en los genes.
..
Pues así pareció confirmarlo Jasper desde su juventud. Nieto de John Nevil Maskelyne, ilusionista e inventor, responsable de la firma de máquinas de escribir Maskelyne, Jasper destacó en el mundo de la magia desde su juventud y consolidó su carrera en años sucesivos. Ya en los años 40 era un reputado ilusionista en Inglaterra.

Jasper Maskelyne.

Una vez se desató la guerra, decidió presentarse voluntario para combatir en las filas del Ejército Británico contra la Alemania de Adolf Hitler. En un principio no lo tuvo fácil, ya que, dada su edad, no reunía el perfil adecuado para servir en las filas británicas.
..
Pero él no se rindió y consiguió acceder al Ejército tras demostrar su valía en el arte de la magia. ¿Cómo? Muy sencillo. A la pregunta de: ¿Qué puede aportar usted al Ejército?, él respondió: “Puedo ocultar cosas”.
..
Y así fue. Entre otros trucos, pudo hacer desaparecer de la vista varias ametralladoras ante la perpleja mirada de los oficiales y suboficiales que evaluaron sus aptitudes para incorporarse a las filas de su Majestad.
..
En algún momento aseguró: “Si puedo engañar a unos espectadores a pocos metros, puedo perfectamente engañar a los alemanes a cientos de millas”. La oficialidad no lo dudó. Poco después, era admitido para combatir contra los alemanes.

John Nevil Maskelyne.
El Cairo. Primavera de 1941.
..
Su primer destino documentado cerca del frente nos sitúa a Jasper en El Cairo, Egipto, en concreto en la “Unidad de Camuflaje”. Esta unidad no era nueva, ni mucho menos. Ya había cosechado ciertos éxitos durante la Primera Guerra Mundial. Uno de sus logros más notables fue la de confundir a los submarinos alemanes que acechaban a los convoyes aliados que circulaban por el mar desde América hasta Gran Bretaña.
..
En aquel entonces, alrededor de 1916, Norman Wilkinson tuvo la ingeniosa idea de “decorar” los barcos mercantes que surcaban el Atlántico con un ingenioso sistema de pintado. Dazzle Camo o Razzle Dazzle es como se bautizó aquella técnica que consistía en “disfrazar” a los barcos. Aquella técnica consistía en eliminar los perfiles de los barcos para engañar a los submarinos enemigos; a través de la pintura se desfiguraba la silueta original de los barcos que, vistos a lo lejos, de lado, parecían navegar de proa. Ingenioso sin duda alguna.

Muestra de un barco “decorado” con Dazzle Camo.
Jasper Maskelyne recibió la orden de ponerse en marcha de inmediato. El Ejército Británico se hallaba en una situación crítica en su lucha contra los alemanes y los italianos a su llegada al norte de África. Rommel, al frente de sus Afrika Korps, suponía en ese momento un serio quebradero de cabeza para los británicos, cuyo destino parecía sellado al encontrarse los germanos a las puertas de la victoria en el continente Africano.
..
Jasper, por tanto, conformó a toda velocidad su “Banda Mágica” (Magic Gang), consistente en unas 400 personas, entre las que se contaban dibujantes, carpinteros, maestros vidrieros, ceramistas, gente del mundo del teatro y la escenografía. Si hubiese que destacar a alguien dentro de esta “Banda Mágica”, los méritos se los llevaría el propio Maskelyne, pero no sería justo dejar en el olvido a su “mano derecha”, un escenógrafo de teatro que le ayudó en sus trucos más exitosos.
..
Una vez la singular agrupación quedó completada, recibió órdenes expresas de proteger puntos críticos en Egipto. Aquellos enclaves eran:
..
  • Objetivo 1: Impedir la destrucción del principal puerto al norte de África aliado, el de Alejandría, previamente atacado por comandos italianos. Debe protegerlo de los bombarderos, acechado puntualmente por italianos y alemanes.
  • Objetivo 2: Mantener a salvo el vital paso del Canal de Suez, ruta directa hacia la India.
¿Cómo evitar que el enemigo bombardease el Puerto de Alejandría?
..
El 18 de Junio de 1941 Jasper comenzó a estudiarlo al detalle. No tardó en resolver construir un puerto similar a pocos kilómetros, justo en la bahía de Maryut (o Mariout), que presentaba una orografía similar vista desde el aire. A aquellas alturas de la guerra, Jasper contaba 38 años y no albergaba dudas acerca de sus propias capacidades y mucho menos de las de su “Banda Mágica”.

Puerto de Alejandría… ¿Real o ficticio?
El Puerto de Alejandría, cada vez más comprometido ya que el frente se acercaba a sus puertas, la “Banda Mágica” erige un puerto similar en la citada bahía de Maryut. Si hoy pudiésemos transportarnos hasta aquel día en que se dio por concluida la peculiar escenificación, nos encontraríamos con un ingenioso sistema de edificaciones que, a base de jugar con luces, sombras y volúmenes, presentaba una réplica muy válida para engañar desde el aire a los bombarderos alemanes.
..
Una vez dispuesta la escenografía, llegada la noche y con la amenaza de los aeroplanos germanos en el cielo, la maniobra de engaño cumplió con creces su cometido. ¿Cómo funcionó? Cuando los británicos detectaron la presencia de los bombarderos alemanes en el cielo egipcio, se apresuraron a apagar las luces en el Puerto de Alejandría y, al mismo tiempo, encienden las del falso puerto de la bahía Maryut. En un abrir y cerrar de ojos, el puerto se había trasladado de un lugar a otro.
..
Desde el aire, con apenas referencias claras, las tripulaciones alemanas confundieron el blanco. Incluso, para “facilitarles” el bombardeo, los británicos habían instalado elementos pirotécnicos en el propio puerto simulado para hacer más creíble la maniobra. Dadas las circunstancias, los germanos dejaron caer sus bombas durante varios días sobre lo que ellos creían era el Puerto de Alejandría. Unos y otros hicieron un buen trabajo, los alemanes arrasaron con el falso puerto y los británicos, sirviéndose de la estratagema, salvaron el de Alejandría.
..
Buen comienzo el de Jasper Maskelyne en el norte de África. Tras la proeza del truco de escapismo lo ascendieron a comandante.
..
Magia en el Canal de Suez.
..
Poco después le encargaron ocultar el Canal de Suez, de unos 170 km. de longitud. ¿Acaso era posible ocultarlo? Por supuesto que no, ya que dadas sus grandes dimensiones, los aviones enemigos contaban con una referencia más clara desde el aire que la que tenían del Puerto de Alejandría. Como para no verlo desde un avión a varios cientos de metros suspendido en el aire.

Maskelyne en El Cairo.
Labor complicada la que se le presentó a Jasper, mucho más que la de construir el falso puerto con el que se ganó el favor del Alto Mando británico.
..
Si en Alejandría tuvo que “mover” el puerto para evitar que los alemanes localizasen el auténtico, llegado el caso del Canal de Suez, ahora se trataba de no permitir ver aquello que era imposible de ocultar.
..
Para ello decidió emplear un truco similar empleado por su abuelo en 1895 en un teatro de Londres al que bautizó como “La magia con cámara negra”. ¿En qué consistía este truco? La cuestión se basaba en que, en una zona de oscuridad, se pulverizaba luz con el objetivo de confundir a quien se acercase para no dejarles ver aquello que no se podía ocultar. Y aquel enorme canal resultaba imposible de ocultar.
..
Jasper jugó con luces y gigantescos reflectores. Creó lo que él mismo denominó como un “océano de luz” para deslumbrar a los pilotos que se acercasen hasta las inmediaciones del Canal de Suez. A base de pulverizadores giratorios de luz, cualquiera que osase volar con un avión por aquel sector se vería en serias dificultades.
..
Como buen ilusionista, Jasper decidió probarlo él mismo para contrastar los efectos de la nueva estratagema. ¿Funcionó? Claro que funcionó. Tal es así que, montado en un avión para hacer la prueba, casi muere en el intento. Afortunadamente vivió para garantizar a sus superiores la total protección del valioso paso de Suez.

Prototipo de luces estroboscópicas.
No tardó en comprobar que las tripulaciones de los bombarderos alemanes, deslumbrados por el “océano de luz”, no pudieron atacar con garantías el Canal de Suez. Apenas consiguieron dejar caer sus bombas “al bulto” sin apenas lograr daños significativos debido al inesperado ataque de luz con el que, una y otra vez, les recibían los británicos.
..
Segundo éxito.
..
Jasper consigue el ascenso a teniente coronel y lo envían a “luchar” contra Rommel.
..
Si lo hasta ahora resulta sorprendente e incluso insuperable, el Alto Mando británico le encarga una nueva tarea mucho más complicada: la lucha en tierra contra Rommel, debía olvidarse de engañar a los aviones en el Canal de Suez y el Puerto de Alejandría.
..
Su nuevo objetivo: confundir a los alemanes, hacerles pensar que los tanques británicos no estaban donde realmente estaban.

Jasper en plena actuación.
Llegó la hora de la verdad.
..
Si bien, desde la perspectiva que nos da el tiempo, se puede definir que esta nueva tarea consistió en realizar “bricolaje” y escenografía a gran escala, el asunto no resultó tan sencillo en un principio debido a la dificultad que presentaba el escenario donde se desarrollaban los combates: el duro desierto africano.
..
Jasper acudió a las inmediaciones de El Alamein, mítico emplazamiento para aquellos que disfrutamos de la Historia en general y de la Segunda Guerra Mundial en particular. Allí, atrincherados día y noche, los británicos atravesaban serias dificultades debido a los constantes ataques lanzados por las fuerzas germanas e italianas.

Tropas británicas avanzan por el desierto norteafricano.
Ante los resultados infructuosos de los ataques de Rommel a la fortaleza de El Alamein, emplazada al norte de Egipto junto al Mar Mediterráneo, a pocos kilómetros de El Cairo, los alemanes trataron de envolver el vital punto estratégico de El Alamein por el sur y, posteriormente, girar hacia el norte para así embolsar a las tropas aliadas, en concreto al Octavo Ejército Británico de Bernard Montgomery.
..
La batalla de Alam el Halfa, que tuvo lugar a finales de Agosto y comienzos de Septiembre de 1942 al sureste de El Alamein, fue una operación arriesgada lanzada por Rommel, cuyo resultado, dadas las dificultades en los suministros y con la ventaja de haber descifrado previamente los británicos los planes de ataque enemigos, se saldó con una derrota para los germanos. Aquí es donde, tal vez, se pudo decantar el resultado de la guerra en el norte de África.
..
¿Y qué aportó Jasper Maskelyne en esta fase de la guerra?
..
Algo muy sencillo pero muy complicado a la vez. Hizo mirar al enemigo hacia otra parte. ¿Hacia otra parte? Sí. Si bien la batalla de Alam el Halfa se había desarrollado al sur de El Alamein, donde los alemanes habían retrocedido para consolidar sus posiciones defensivas, el general británico Montgomery tenía en mente atacar por otro punto bien distinto para liberarse de la presión alemana. Decidió atacar al norte, en El Alamein, para expulsar de aquel sector, de una vez por todas, al aguerrido Afrika Korps de Rommel. Para ello, el Alto Mando británico debía contar con la colaboración de Jasper al sur, es decir, en el lado opuesto del mapa.
..
Entonces, el ilusionista de probada efectividad, ordenó la construcción de incontables armazones para que, desde el aire, pareciesen camiones, y viceversa, camiones que pareciesen tanques. Incluso pergeñó otra idea genial: efectuó adaptaciones para que las rodadas características que dejaban tras de sí los tanques resultaran propias de camiones. También empleó otros trucos, sencillos pero efectivos, como ocultar minas en los excrementos de camellos, dunas móviles, etc.

Un camión…
También camufló unidades y fabricó unidades falsas. Tampoco se privó de simular tanques, camiones, campos de minas, aeródromos, alambradas de espino y un sinfín de elementos bélicos con la idea de confundir al enemigo. Y a fe que lo consiguió.
..
La segunda batalla de El Alamein se saldó con victoria aliada. Montgomery lanzó el ataque al norte y logró sus objetivos. Tal vez, sin la magia desplegada por Jasper Maskelyne y su “Banda Mágica” en el sur, la batalla del Alamein hubiese obtenido resultados bien distintos, ya que los alemanes, convencidos de que los británicos atacarían al sur, destinaron muchos recursos a un lugar donde jamás llegó la ofensiva aliada.

¡De mentira! ¡Hay un carro de combate debajo del armazón!
¿Qué pasó después?
..
A día de hoy aún se desconoce qué “trucos” empleó entre 1943 y 1946. Poco se sabe de Maskelyne tras su exitoso paso por el norte de Ágrica. Se tiene constancia de su presencia en, al menos, 16 países diferentes mientras cumplía sus cometidos para el Ejército Británico. También es conocido que participó en la operación Overlord (el desembarco aliado en Normandía en 1944), la campaña de Sicilia, en Italia y en algún punto más en el teatro de operaciones europeo. Todavía su figura está envuelta por un halo de misterio.
..
Además de ejercer ocasionalmente como ilusionista, después de la guerra se le nombró coronel del Servicio Experimental de Camuflaje donde, además de su trabajo como espía, vive de sus trabajos creando equipos de espionaje para la OSS (precursora de la CIA) y elaborando técnicas y equipos de escape para pilotos cautivos (recordemos que tras la Segunda Guerra Mundial nos encontramos sumidos de lleno en la Guerra Fría, durante la que Jasper siguió investigando sobre sistemas de camuflaje).
..
Desde entonces, podría asegurarse que todo lo que se ha hecho en materia de espionaje y técnicas de camuflaje, de alguna forma, lleva su “firma”.

Vehículos simulados en el desierto.
Una autobiografía redactada de su puño y letra, “Magic: Top Secret”, del año 1949, nos relata su faceta pública, la de sus hazañas conocidas, la magia a gran escala, nada acerca de sus actuaciones secretas. Tal vez, eso sí, un poco magnificadas, pero al menos puede servir al lector para comprender la “magia bélica” que desplegó en el Norte de África en aquellos momentos tan cruciales.

Uno de tantos libros que hablan sobre Jasper Maskelyne.
A día de hoy, sus actividades siguen clasificadas como “secreto” por motivos de seguridad nacional del Reino Unido hasta el 2046. Esos informes secretos contienen valiosa información sobre sus actuaciones en El Alamein y el Puerto de Alejandría, pese a que son conocidas en su mayoría, pero lo que más esperamos los investigadores, aficionados y divulgadores de la Historia Militar fue su faceta “oculta”, aquello que hizo entre 1943 y el final de la guerra, sin privarnos de su etapa en la Guerra Fría.
..
¿Fue toda su obra real o más bien algo parecido a la ciencia ficción magnificada por la propaganda de la época?
..
Habrá que esperar hasta el 2046, si llegamos, para descubrir todas sus artes mágicas ya que Jasper Maskelyne, después de la guerra se retiró a Kenia, donde murió en 1973, y con él sus trucos y su magia se fueron a la tumba.
..
Dicen que un hombre en solitario puede cambiar el curso de una batalla, incluso el de la Historia…

Jasper Maskelyne, ilusionista y militar.
¿Crees ahora en la magia… bélica?
..
¡Comparte si te gustó!
 . .
Ⓟ y Ⓒ Daniel Ortega del Pozo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.